¿Què son las Adenoides?

 

La adenoiditis es la inflamación del tejido adenoideo producida por virus o bacterias, convirtiéndose en una enfermedad pediátrica muy frecuente que a menudo se inicia con una rinitis vírica comúnmente llamada gripe, suele afectar en mayor índice a pacientes entre los 3 a 6 años de edad, la adenoiditis puede ser aguda o crónica, cuando se trata de una infección aguda suele presentarse con moquera blanquecina que posteriormente se torna oscura con tonos amarillentos, se acompaña de obstrucción nasal, ronquidos, fiebre, disminución de la audición e inflamación de ganglios en el cuello. La complicación más fuerte es la inflamación e infección del oído, denominada otitis. El tratamiento estará dado a base de antitérmicos, antiinflamatorios, antialérgicos y en ciertas ocasiones antibióticos.

¿Dónde se encuentran?

 

En la porción superior de la faringe por detrás de la nariz se encuentra un tejido conocido como amígdala faringea o adenoides, el cual forma parte de un sistema de tejidos que son los encargados de producir células que nos defienden de gérmenes que atacan las vías respiratorias, el tejido adenoideo se mantiene en todas las personas hasta los 12 años y a partir de esta edad tiende  involucionar o a desaparecer.

¿Qué pasa si no se trató adecuadamente?

 

 

Cuando la infección del tejido adenoideo no se ha tratado de manera adecuada y se prolonga en el tiempo se convierte en una adenoiditis crónica que consiste en el aumento de tamaño del tejido adenoideo lo que conlleva una disminución del espacio por donde pasa y desciende el aire que va hacia los pulmones provocando en el niño una obstrucción nasal severa con abundante moquera blanca, amarillenta lo que obliga al paciente a respirar con la boca abierta permanentemente.

En ocasiones hay babeo; se aprecia una retracción del labio superior; habrá tos nocturna; ronquidos severos; mas una sensación de ahogo durante el sueño; son muy frecuentes trastornos de los oídos caracterizados por dolor de oído, disminución de la audición, en ocasiones puede haber supuración; el acumulo constante de secreción en la nariz producirá descenso de secreciones infectadas hacia la garganta, estómago, pulmones, lo que favorece el aparecimiento de enfermedades a nivel de estor órganos.

 

¿Cuál es el tratamiento a seguir?

 

El diagnóstico se lo realiza mediante el cuado clínico del paciente más una radiografía o tomografía del tejido adenoideo, ó mediante un tacto de dicho tejido. El tratamiento definitivo si hay persistencia de la enfermedad tras medicación, en estos casos es la adenoidectomía, cirugía que se caracteriza por la extirpación del tejido que normalmente se encuentra aumentado de tamaño , para que se recupere el espacio por donde pasa el aire desde la nariz hacia los pulmones, y lograr que el paciente obtenga su respiración normal por la nariz.